En el mundo de la dualidad, del tiempo, de la inercia, los pares de opuestos nos atrapan y aceleran a cada momento nuestro juego. 

Los valores materiales se confunden con los espirituales, intentamos vivir de la mejor manera en una dimensión donde residen cantidad de personalidades, aromas y emociones.Con el poder de los pensamientos y las palabras se construyen realidades de todo color, lo más denso hace su juego atrapándonos en valores que a la larga nos harán reflexionar sobre lo más sutil de la existencia.

Qué lindo saber que este mundo nos permite experimentar emociones y sentimientos con una intensidad tal que nos eleva del dolor a la alegría, de la desesperación al encanto y al ensimismamiento y contemplación en las etapas más avanzadas del aprendizaje interior.

Un mundo que nos permite preguntarnos con mucha frecuencia el valor y sentido de nuestras acciones, las carreras del diario vivir y el enfoque y energía que gastamos en la búsqueda de nuestros más anhelados sueños, sean de supervivencia, de éxito, de reconocimiento o espiritualidad.

Qué hermoso cuando se busca en el interior lo que nos hace sentir más plenos y felices, por lo que luchamos y se realizan sacrificios sin importar el tamaño y la dimensión del obstáculo. Eso tan maravilloso que nos hace brillar los ojos y sentirnos relajados y realizados ante su presencia, esa sensación que tiene el poder de volvernos livianos, llenos de energía, de sueños y emociones. Ese estado donde el sonido interno se convierte en luz, magia e imaginación, donde nuestra esencia se expresa con todo el poder de la diferencia y en el cual los rayos del alma hacen su danza rítmica en busca del más hermoso brote de felicidad y paz.

Cómo es de fácil cuando jugamos como niños, cuando encontramos ese estado de conciencia en el cual todo es posible, donde la imaginación viaja sin límites y nos permite vivir la magia de la existencia. ¡Sí!, cabe aprender la lección de sonreír ante todas las facetas y adversidades como lo hace un niño al olvidar su más reciente caída en bicicleta.